6.7.15

Porqué utilizar aftersun (y no hidratante) tras tomar el sol



A la hora de tomar el sol, tan importante es la protección solar que utilicemos como la manera de tratar la piel tras la exposición. Si queremos que nuestra piel permanezca saludable y, además, lucir un bronceado uniforme y más duradero, es fundamental utilizar productos específicos (aftersun) para después de jornadas de sol y no hidratantes tradicionales. Descubre porqué.

Después de la exposición solar, aplicarnos la tradicional hidratante corporal no es suficiente. Una hidratante no ejerce la misma función que un cuidado específico para después del sol. Según Aurora Barrager, experta en dermocosmética de Uriage, son muchas las razones por las que deberíamos aplicarnos aftersun (y no solo hidratante) después de jornadas de sol. Toma nota. 

1. Nutre e rehidrata. Mientras que una crema básica corporal consigue que nuestra piel mantenga su contenido en agua, la aplicación de los cuidados para después del sol consigue recuperar el contenido de agua perdido pero, además, añadiéndole un efecto nutritivo que responde de manera más específica, a las necesidades de la piel tras una larga exposición.

2. Calma y refresca.  A la vuelta de la playa o la piscina, los cuidados para después de la exposición, a diferencia de las cremas corporales, aportan una sensación de calma y frescor a la piel agredida por el sol, que proporciona una sensación de confort inmediata.

3. Prolonga el bronceado. El aftersun debe seguir aplicándose -hasta agotarse- aunque dejemos de tomar el sol. Así, podremos conseguir prolongar e intensificar el tono y fijarlo durante más tiempo en el cuerpo y rostro, gracias a su formulación a base de ingredientes específicamente seleccionados para prolongar el bronceado. Es la mejor opción para seguir luciendo bronceado a la vuelta de las vacaciones.

4. Alivia las quemaduras. Si por despiste (quedarnos dormidos bajo el sol, practicar deportes de agua y no renovar la aplicación... ) sufrimos quemaduras, aplicar aftersun justo después de la ducha, consigue mitigar el tono rojizo y aliviar la sensación de quemazón y tirantez causada por el exceso de exposición.

5. Regenera. La mayoría de los cuidados después de sol están enriquecidos en vitaminas E y C, fundamentales para reforzar las defensas anti oxidantes. Una vez aplicado el cuidado de manera uniforme, las vitaminas potencian el sistema de protección de la propia piel frente a los radicales libres inducidos por la radiación solar.

6. Ayuda a recuperar el daño celular. Al mismo tiempo, y a diferencia de una hidratante sencilla, el alto contenido en vitaminas ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro cutáneo inducido por el sol.

7. Evita el riesgo de alergias. Una exposición inadecuada puede producir un envejecimiento prematuro de la piel entre otros daños dermatológicos. Por ello, el uso de un cuidado para después del sol que no incluya ciertos activos como parabenos, u octocrileno, evita que aumente el riesgo de intolerancias.

8. Descongestiona y desinflama. Los productos post-solares suelen tener un efecto anti-inflamantorio, gracias a los activos calmantes que contienen. Así, permiten restablecer el equilibrio cutáneo en las zonas afectadas. 

Bariésun Bruma Calmante de Uriage es súper ligero por su textura en bruma, fácil de aplicar, se seca de forma inmediata y no tiene el "típico" olor a aftersun (que a algunas personas disgusta). Además calma, refresca y re-hidrata la piel agredida por el sol, al mismo tiempo que ayuda a prolongar el bronceado. 



Cuidemos la piel antes y después de exponerla al sol, es igual de importante.



F O L L O W   M E   O N
Facebook  |   Bloglovin  |   Twitter  |   Instagram



No hay comentarios :

Publicar un comentario